PORQUE SEMOS EXTREMEÑOS (Epílogo)

Javier Feijoo

S'han entornao los postigos del portón de mi silencio
y por una rendijina se m'han escacapao estos versos.

No sé aönde irán ni qué tiempo,
pero aönde quiera que vayan se llevan marcäos a fuego
sentimientos en castúo descuajäos d'ese silencio
y esculpíos con la marra y el cincé d'un extremeño.

¡Extremadura!
No rejuyas de la vos de tus ancestros,
porque d'ella nus sentimos mu ergullosos
los que palramos asina, porque semos extremeños.